martes, 5 de marzo de 2013

LA ILUMINACIÓN DE NUESTRA CASA. NORMAS FENG-SHUI



En el feng-shui, las luces y lámparas son útiles herramientas para activar el chi y corregir desequilibrios energéticos debidos sombras, formas y otras cuestiones. La mejor iluminación posible es sin duda la solar; pero un exceso de esta puede ocasionar perturbaciones importantes.
El feng-shui es ante todo una búsqueda de equilibrio saludable en todos los órdenes y la iluminación influye como un factor importante en el mismo. Casas con un pasillo largo suelen ser oscuras y a nadie se le escapa que a veces la falta de luz impone un sentimiento un tanto "pesado" en el ambiente.
Por contra existen viviendas con luz abundante por los cuatro costados y esto hace que sea necesario también regular la entrada de la misma. En efecto, un exceso de luz puede acelerar el chi en grado sumo y ya tenemos el mencionado desequilibrio. Y aquí podemos incluir la luz reflejada por grandes espejos, piscinas, etc..

Para corregir los excesos es claro que podemos utilizar:

  • toldos, persianas, estores, biombos..
Por ejemplo, pensemos en el sol que al atardecer entra por el oeste. Este sol es considerado por el feng-shui como sumamente perturbador de la armonía. Por tanto no está de más protegernos de su influencia con bolas facetadas o disminuyendo su intensidad lumínica.


En cuanto a la carencia de una iluminación adecuada... cuidado. La luz influye directamente en los estados de ánimo de forma perceptible. Si una excesiva puede acelerar el ritmo diario de los residentes de forma no conveniente, una escasa puede tener una decisiva y nefasta influencia en los estados de ánimo y provocar crisis depresivas o tristezas repentinas.
Tengamos en cuenta que la luz hemos de utilizarla para crear el ambiente más propicio en cada estancia de la casa.
  • Buscaremos una iluminación más íntima en la habitación conyugal.
  • Una diáfana en el comedor y cocina
  • Intensidad media en baños y pasillos
Pero no nos olvidemos que la intensidad la escogemos nosotros así como el color. Estos dos factores son determinantes para un buen feng-shui.
 Podemos utilizar tamizadores para el color o reguladores de la intensidad lumínica para crear el ambiente adecuado en el momento oportuno.
Un aspecto muy importante es el de las luces empotradas:
  • Provocan que el chi fluya en dirección ascendente y deben utilizarse en habitaciones yang como el comedor, aunque no debemos sentarnos debajo justo de ellas. No las empleemos en estancias ying como el dormitorio.
  • En cuanto a los fluorescentes, tengamos presente que acción sobre el chi no es todo lo beneficiosa que podamos pensar y de hecho pueden afectar al sistema nervioso de las personas. Uitilicémoslas lo justo en habitaciones activas (yang) como comedores, despachos y no en pasivas (ying) como dormitorios o baños.
  • Las luces es mejor que apunten hacia arriba o hacia abajo pero nunca de lado. Esto es nocivo para el fluir del chi.
  • Y finalmente recuerda que uno de los generadores más potentes de chi negativo (sha chi) son las bombillas fundidas, cámbialas de inmediato.

Entradas populares

TU BÚSQUEDA

Mi lista de blogs